Cántico gradual.A TI que habitas en los cielos, Alcé mis ojos.
He aquí como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, Y como los ojos de la sirvienta a la mano de su señora; Así nuestros ojos miran a YHVH nuestro Dios, Hasta que haya misericordia de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, oh YHVH, ten misericordia de nosotros; Porque estamos muy hartos de menosprecio.
Muy harta está nuestra alma Del escarnio de los holgados, Y del menosprecio de los soberbios.