Vaikrá 12

Parashat Tazriá

Y habló YHVH a Moshé, diciendo:
Habla a los hijos de Israel, diciendo: La mujer cuando concibiere y pariere varón, será impura siete días; conforme a los días que está separada por su menstruo, será impura.
Y al octavo día circuncidará la carne de su prepucio. 1
Mas ella permanecerá treinta y tres días en la sangre de su purificación: ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta que sean cumplidos los días de su purificación.
Y si pariere hembra será impura dos semanas, conforme a su separación, y sesenta y seis días estará purificándose de su sangre. 2
Y cuando los días de su purificación fueren cumplidos, por hijo o por hija, traerá un cordero de un año para holocausto, y un palomino o una tórtola para expiación, a la puerta del tabernáculo del testimonio, al sacerdote:
Y él ofrecerá delante de YHVH, y hará expiación por ella, y será limpia del flujo de su sangre. Esta es la ley de la que pariere varón o hembra.
Y si no alcanzare su mano lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas o dos palominos, uno para holocausto, y otro para expiación: y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia.

  1. El precepto de la circuncisión es obligatorio para todos los hijos varones de Israel.
  2. Cuando la mujer concibe una niña, los días de purificación aumentan al doble, esto puede ser porque las niñas nacen con óvulos, entonces hay una purificación por la sangre y otra por las potenciales vidas que tendrá la niña cuando sea adulta, en cambio, los varones no tienen sus espermios maduros hasta que son adolescentes.