Tehilim 84

(1) Para el Líder; sobre los Gitit. Salmo de los hijos de Koraj. (2) ¡Cuán hermosos son tus tabernáculos, oh YIHWEH de los ejércitos! (3) Mi alma anhela, sí, incluso suspira por los atrios de YIHWEH; mi corazón y mi carne cantan de alegría al Dios vivo. (4) Sí, el gorrión ha encontrado una casa, y la golondrina un nido para sí, donde poner a sus polluelos; Tus altares, oh YIHWEH de los ejércitos, Rey mío y Dios mío. (5) Felices los que habitan en tu casa, siempre te alaban. Selah (6) Feliz el hombre cuya fuerza está en ti; en cuyo corazón están las calzadas. (7) Pasando por el valle de Baka lo hacen lugar de manantiales; sí, la lluvia temprana lo cubre de bendiciones. (8) Van de poder en poder, cada uno de ellos se presenta ante Dios en Tzión. (9) Oh YIHWEH Dios de los ejércitos, escucha mi oración; escucha, oh Dios de Iaakov. Selah (10) He aquí, Oh Dios, escudo nuestro, y mira el rostro de tu ungido. (11) Porque mejor es un día en tus atrios que mil; Preferiría estar a la entrada de la casa de mi Dios, que habitar en las tiendas de la maldad. (12) Porque YIHWEH Dios es sol y escudo; YIHWEH da gracia y gloria; No negará ningún bien a los que andan en integridad. (13) Oh YIHWEH de los ejércitos, feliz el hombre que en Ti confía.