Tehilim 30

(1) Un Salmo; una Canción en la Dedicación de la Casa; de David. (2) Te ensalzaré, oh YIHWEH, porque tú me levantaste y no permitiste que mis enemigos se regocijaran sobre mí. (3) Oh YIHWEH, Dios mío, a ti clamé, y tú me sanaste; (4) Oh YIHWEH, tú sacaste mi alma del infierno; Me mantuviste con vida para que no descendiera al hoyo. (5) Cantad alabanzas a YIHWEH, oh vosotros sus piadosos, y dad gracias a su santo nombre. (6) Porque su ira es sólo por un momento, su favor es para toda la vida; El llanto puede durar la noche, pero la alegría llega a la mañana. (7) Ahora había dicho en mi seguridad: ‘Nunca seré conmovido’. (8) Tú estableciste, oh YIHWEH, en tu favor mi monte como fortaleza; escondiste tu rostro; Estaba asustado. (9) A ti, oh YIHWEH, llamé, y a YIHWEH supliqué: (10) ‘¿Qué provecho habrá en mi sangre, cuando baje al hoyo? ¿Te alabará el polvo? ¿Declarará tu verdad? (11) Oye, oh YIHWEH, y ten misericordia de mí; YIHWEH, sé tú mi ayuda.’ (12) Tú convertiste mi luto en danza; Desataste mi cilicio y me ceñiste de alegría; (13) Para que mi gloria te cante alabanzas y no calle; Oh YIHWEH mi Dios, te daré gracias por siempre.