(1) Un Salmo de alabanza; de David. Te ensalzaré, Dios mío, oh Rey; y bendeciré tu nombre por los siglos de los siglos. (2) Cada día te bendeciré; y alabaré tu nombre por los siglos de los siglos. (3) Grande es YIHWEH, y muy digno de alabanza; y su grandeza es inescrutable. (4) Una generación alabará tus obras a otra y declarará tus milagros. (5) Ensayaré el glorioso esplendor de Tu majestad y Tus obras maravillosas. (6) Y los hombres hablarán del poder de Tus tremendos actos; y contaré tu grandeza. (7) Pronunciarán la fama de tu gran bondad y cantarán de tu justicia. (8) YIHWEH es misericordioso y lleno de compasión; lento para la ira y muy misericordioso. (9) YIHWEH es bueno con todos; y sus tiernas misericordias están sobre todas sus obras. (10) Todas tus obras te alabarán, oh YIHWEH; y tus santos te bendecirán. (11) Hablarán de la gloria de tu reino, y hablarán de tu poder; (12) Para dar a conocer a los hijos de los hombres sus proezas y la gloria de la majestad de su reino. (13) Tu reino es reino para todos los siglos, y tu dominio perdura por todas las generaciones. (14) YIHWEH sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los que están encorvados. (15) Los ojos de todos esperan en Ti, y Tú les das su alimento a su debido tiempo. (16) Abres tu mano y colmas de favor a todo ser viviente. (17) YIHWEH es justo en todos sus caminos y misericordioso en todas sus obras. (18) YIHWEH está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad. (19) Él cumplirá el deseo de los que le temen; Él también oirá su clamor y los salvará. (20) YIHWEH guarda a todos los que le aman; pero destruirá a todos los impíos. (21) Mi boca pronunciará alabanzas a YIHWEH; y que toda carne bendiga su santo nombre por los siglos de los siglos.