Tehilim 110

Salmo de David.

YHVH dijo a mi Señor1: Siéntate a mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies.
La vara de tu fortaleza enviará YHVH desde Tzión: Domina en medio de tus enemigos.
Tu pueblo lo será de buena voluntad en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad: desde el seno de la aurora, Tienes tú el rocío de tu juventud.
Juró YHVH, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Malkitzedek.
El Señor a tu diestra Herirá a los reyes en el día de su furor:
Juzgará en las gentes, llenará las de cadáveres: Herirá las cabezas en muchas tierras.
Del arroyo beberá en el camino: Por lo cual levantará cabeza.

  1. Este señor es David, ya que escribió en tercera persona; la misma Escritura lo confirma en 1 Melajim/Reyes 5:3 donde menciona que el Eterno puso a los enemigos de David bajo la planta de sus pies