Tehilim 106

ALELUYA. Alabad a YHVH, porque es bueno; Porque para siempre es su misericordia.
¿Quién expresará las valentías de YHVH? ¿Quién contará sus alabanzas?
Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo.
Acuérdate de mí, oh YHVH, según tu benevolencia para con tu pueblo: Visítame con tu salud;
Para que yo vea el bien de tus escogidos, Para que me goce en la alegría de tu gente, Y me gloríe con tu heredad.
Pecamos con nuestros padres, Hicimos iniquidad, hicimos impiedad.
Nuestros padres en Mitzraim no entendieron tus maravillas; No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias; Sino que se rebelaron junto a la mar, en el mar rojo.
Salvólos empero por amor de su nombre, Para hacer notoria su fortaleza.
Y reprendió al mar rojo, y secólo; E hízoles ir por el abismo, como por un desierto.
10 Y salvólos de mano del enemigo, Y rescatólos de mano del adversario.
11 Y cubrieron las aguas a sus enemigos: No quedó uno de ellos.
12 Entonces creyeron a sus palabras, Y cantaron su alabanza.
13 Apresuráronse, olvidáronse de sus obras; No esperaron en su consejo.
14 Y desearon con ansia en el desierto; Y tentaron a Dios en la soledad.
15 Y él les dió lo que pidieron; Mas envió flaqueza en sus almas.
16 Tomaron después celo contra Moshé en el campo, Y contra Aarón el santo de YHVH.
17 Abrióse la tierra, y tragó a Datán, Y cubrió la compañía de Aviram.
18 Y encendióse el fuego en su junta; La llama quemó los impíos.
19 Hicieron becerro en Horeb, Y encorváronse a un vaciadizo.
20 Así trocaron su gloria Por la imagen de un buey que come hierba.
21 Olvidaron al Dios de su salud, Que había hecho grandezas en Mitzraim;
22 Maravillas en la tierra de Jam, Cosas formidables sobre el mar rojo.
23 Y trató de destruirlos, A no haberse puesto Moshé su escogido al portillo delante de él, A fin de apartar su ira, para que no los destruyese.
24 Empero aborrecieron la tierra deseable: No creyeron a su palabra;
25 Antes murmuraron en sus tiendas, Y no oyeron la voz de YHVH.
26 Por lo que alzó su mano a ellos, En orden a postrarlos en el desierto,
27 Y humillar su simiente entre las gentes, Y esparcirlos por las tierras.
28 Allegáronse asimismo a Baalpeor, Y comieron los sacrificios de los muertos.
29 Y ensañaron a Dios con sus obras, Y desarrollóse la mortandad en ellos.
30 Entonces se levantó Pinjas, e hizo juicio; Y se detuvo la plaga.
31 Y le fué contado a justicia De generación en generación para siempre.
32 También le irritaron en las aguas de Meriba: E hizo mal a Moshé por causa de ellos;
33 Porque hicieron se rebelase su espíritu, Como lo expresó con sus labios.
34 No destruyeron los pueblos Que YHVH les dijo;
35 Antes se mezclaron con las gentes, Y aprendieron sus obras.
36 Y sirvieron a sus ídolos; Los cuales les fueron por ruina.
37 Y sacrificaron sus hijos y sus hijas a los ídolos; 1
38 Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que sacrificaron a los ídolos de Kenaán: Y la tierra fué contaminada con sangre.
39 Contamináronse así con sus obras, Y fornicaron con sus hechos.
40 Encendióse por tanto el furor de YHVH sobre su pueblo, Y abominó su heredad:
41 Y los entregó en poder de las gentes, Y enseñoreáronse de ellos los que los aborrecían.
42 Y sus enemigos los oprimieron, Y fueron quebrantados debajo de su mano.
43 Muchas veces los libró; Mas ellos se rebelaron a su consejo, Y fueron humillados por su maldad.
44 El con todo, miraba cuando estaban en angustia, Y oía su clamor:
45 Y acordábase de su pacto con ellos, Y arrepentíase conforme a la muchedumbre de sus miseraciones.
46 Hizo asimismo tuviesen de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos.
47 Sálvanos, YHVH Dios nuestro, Y júntanos de entre las gentes, Para que loemos tu santo nombre, Para que nos gloriemos en tus alabanzas.
48 Bendito YHVH Dios de Israel, Desde el siglo y hasta el siglo: Y diga todo el pueblo, Amén. Aleluya.

  1. Shedim, ídolos de los kenaanitas.