Ieshaiá 12

Y DIRAS en aquel día: Cantaré a ti, oh YHVH: pues aunque te enojaste contra mí, tu furor se apartó, y me has consolado.
He aquí Dios es salud mía; aseguraréme, y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH YHVH, el cual ha sido salud para mí.
Sacaréis aguas con gozo de la fuentes de la salud.
Y diréis en aquel día: Cantad a YHVH, aclamad su nombre, haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido.
Cantad salmos a YHVH; porque ha hecho cosas magníficas: sea sabido esto por toda la tierra.
Regocíjate y canta, oh moradora de Tzión: porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.