Bereshit 4

Y conoció Adam a su mujer Javá, la cual concibió y parió a Kaín, y dijo: Adquirido he varón por YHVH. 1
Y después parió a su hermano Hável. Y fué Hével pastor de ovejas, y Kaín fué labrador de la tierra.
Y aconteció andando el tiempo, que Kaín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a YHVH.
Y Hével trajo también de los primogénitos de sus ovejas, y de su grosura. Y miró YHVH con agrado a Hével y a su ofrenda;
Mas no miró propicio a Kaín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Kaín en gran manera, y decayó su semblante.
Entonces YHVH dijo a Kaín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué se ha inmutado tu rostro?
Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta: con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. 2
Y habló Kaín a su hermano Hével: y aconteció que estando ellos en el campo, Kaín se levantó contra su hermano Hével, y le mató.
Y YHVH dijo a Kaín: ¿Dónde está Hével tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano? 3
10 Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.
11 Ahora pues, maldito seas tú de la tierra que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano:
12 Cuando labrares la tierra, no te volverá a dar su fuerza: errante y extranjero serás en la tierra.
13 Y dijo Kaín a YHVH: Grande es mi iniquidad para ser perdonada.
14 He aquí me echas hoy de la faz de la tierra, y de tu presencia me esconderé; y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.
15 Y le respondió YHVH: Cierto que cualquiera que matare a Kaín, siete veces será castigado. Entonces YHVH puso señal en Kaín, para que no lo hiriese cualquiera que le hallara.
16 Y salió Kaín de delante de YHVH, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén.
17 Y conoció Kaín a su mujer, la cual concibió y parió a Janoj: y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Janoj.
18 Y a Janoj nació Irad, e Irad engendró a Mejuiael, y Mejuiael engendró a Metushael, y Metushael engendró a Lémej.
19 Y tomó para sí Lémej dos mujeres; el nombre de la una fué Adá, y el nombre de la otra Tzilá.
20 Y Adá parió a Iaval, el cual fué padre de los que habitan en tiendas, y crían ganados.
21 Y el nombre de su hermano fué Iuval, el cual fué padre de todos los que manejan arpa y órgano.
22 Y Tzilá también parió a Tuval-Kaín, acicalador de toda obra de metal y de hierro: y la hermana de Tuval-Kaín fué Naamá.
23 Y dijo Lémej a sus mujeres: Adá y Tzilá, oid mi voz; mujeres de Lémej, escuchad mi dicho: Que varón mataré por mi herida, Y mancebo por mi golpe:
24 Si siete veces será vengado Kaín, Lémej en verdad setenta veces siete lo será.
25 Y conoció de nuevo Adam a su mujer, la cual parió un hijo, y llamó su nombre Shet: Porque Dios (dijo ella) me ha sustituído otra simiente en lugar de Hével, a quien mató Kaín.
26 Y a Shet también le nació un hijo, y llamó su nombre Enosh. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de YHVH.

  1. Javá (Eva) mencionó el nombre de YHVH, esto quiere decir que el nombre sagrado era conocido desde el principio.
  2. «El pecado está a la puerta», el hecho de que se mencione el pecado en aquellos tiempos quiere decir que había un código moral.
  3. El Eterno sabía exactamente lo que había sucedido, fue más bien una pregunta retórica.