Bamidbar 36

Y LLEGARON los príncipes de los padres de la familia de Guilad, hijo de Machîr, hijo de Menashé, de las familias de los hijos de Iosef; y hablaron delante de Moshé, y de los príncipes, cabezas de padres de los hijos de Israel,
Y dijeron: YHVH mandó a mi señor que por suerte diese la tierra a los hijos de Israel en posesión: también ha mandado YHVH a mi señor, que dé la posesión de Salphaad nuestro hermano a sus hijas;
Las cuales, si se casaren con algunos de los hijos de las otras tribus de los hijos de Israel, la herencia de ellas será así desfalcada de la herencia de nuestros padres, y será añadida a la herencia de la tribu a que serán unidas: y será quitada de la suerte de nuestra heredad.
Y cuando viniere el jubileo de los hijos de Israel, la heredad de ellas será añadida a la heredad de la tribu de sus maridos; y así la heredad de ellas será quitada de la heredad de la tribu de nuestros padres.
Entonces Moshé mandó a los hijos de Israel por dicho de YHVH, diciendo: La tribu de los hijos de Iosef habla rectamente.
Esto es lo que ha mandado YHVH acerca de las hijas de Salphaad, diciendo: Cásense como a ellas les pluguiere, empero en la familia de la tribu de su padre se casarán;
Para que la heredad de los hijos de Israel no sea traspasada de tribu en tribu; porque cada uno de los hijos de Israel se allegará a la heredad de la tribu de sus padres.
Y cualquiera hija que poseyere heredad de las tribus de los hijos de Israel, con alguno de la familia de la tribu de su padre se casará, para que los hijos de Israel posean cada uno la heredad de sus padres.
Y no ande la heredad rodando de una tribu a otra: mas cada una de las tribus de los hijos de Israel se llegue a su heredad.
10 Como YHVH mandó a Moshé, así hicieron las hijas de Salphaad.
11 Y así Maala, y Tirsa, y Hogla, y Milchâ, y Noa, hijas de Salphaad, se casaron con hijos de sus tíos:
12 De la familia de los hijos de Menashé, hijo de Iosef, fueron mujeres; y la heredad de ellas quedó en la tribu de la familia de su padre.
13 Estos son los mandamientos y los estatutos que mandó YHVH por mano de Moshé a los hijos de Israel en los campos de Moav, junto al Iardén de Ierijó.